Casa 5×5

Tipo

Residencial

Cliente

Privado

Localización

Arenys de Mar

Superficie

65 m²

Arquitectos

Two Bo

Fecha

2021

Esta pequeña casa, en el centro del pueblo de Arenys de Mar, sobrevivía como una ruina después de múltiples abandonos. El primero, surrealista:  El planeamiento del municipio la olvidó en su última actualización dejándola como el único testimonio de un plan pasado. El segundo, vital: su inquilina tuvo que trasladarse a una residencia de ancianos y a su marcha el piso fue ocupado durante más de un año. El tercero, temporal:  Mientras todo ocurría, el agua, recordando que nada para, se coló por la cubierta hasta derrumbar la estructura de madera del primer piso.

La casa en planta es tan solo un cuadrado de 5×5 metros que se abre únicamente en su fachada a la calle San Zenón, de no más de 3m sin apenas acera. El resto de sus lados permanecen, espalda contra espalda, pegados a sus vecinos, sin posibilidad de abrir ningún hueco. Desde el interior lo único que se ve es la casa de enfrente, tan cercana, que parecen compartir un mismo interior.

El agua nos abrió el camino. Por el hueco que había dejado el derrumbe de la estructura se colaba la luz del sol.  ¿Podía ser que la solución de esta casa tan pequeña fuera precisamente “perder” más metros?

Aprovechamos la luz que entraba por la cubierta, donde ésta se había derrumbado, y abrimos otro hueco en el forjado hasta la planta inferior, inundando de luz el interior. A su vez, en el contacto con la calle, abrimos un hueco en la fachada, que, a modo de umbral, nos cobija justo antes de entrar transformando la calle en parte de la casa.

El resto fue añadir las piezas que faltaban: Una cocina, un baño, un peldaño, un cabezal y un armario, como los bloques de un sencillo juego de construcción.  Muchas de estas piezas se colocan directamente sobre el suelo, otras se cuelgan de la estructura de la escalera, como si ésta fuera una estantería del tamaño de una casa.

De esa ruina prematura ya sólo quedan rasguños, señas en la pared, texturas y algún vestigio de color azul.  Al habitar el tiempo se remansa, se acompasa al del habitante, y por unos años la ruina antes tan cercana se vuelve a alejar.

Fotografías: Twobo Arquitectura

Más Proyectos

Ático en Ensanche

La obra propone la reforma de la vivienda del portero, en un edificio de primeros del siglo XX en el ensanche de Barcelona. El estado original presentaba muchas deficiencias a nivel constructivo y de prestaciones, así que fue un interesante reto.

Aigües de Vilajuïga

¿Cómo hacer evidente algo que ocurre bajo tierra?

Recinto Fabril Aigües de Vilajuïga

Limpiamos, ordenamos y descubrimos